¿Sabías qué ventajas e inconvenientes tiene la adquisición de vivienda de obra nueva o vivienda de segunda mano?

Mariluz

Claves para decantarse por comprar una vivienda nueva o de segunda mano

Comprar una vivienda es una de las mayores inversiones de la mayoría de los ciudadanos, por lo que es muy aconsejable sopesar bien el tipo de vivienda que se quiere y las diferentes formas por las que se puede optar, así como las ventajas y los inconvenientes de cada una de ellas.

El panorama de la vivienda en España ha cambiado en los últimos años. De ser un país principalmente de propietarios, antes de la crisis, pasó a ser otro en el que el alquiler o la segunda mano cobró casi un papel protagonista, pero ahora, con la subida del precio del arrendamiento, vuelve a cambiar el tema.

Respecto a las razones por las que las personas decidimos cambiar de vivienda son: tener más espacio, irse a una mejor zona y disponer de una vivienda con más extras.

Odoo text and image block

Las expectativas de quienes se decantan por una vivienda de obra nueva suele ser modernidad, materiales óptimos y la incorporación de nuevas tecnologías. La principal ventaja de este tipo de construcción es que no es necesaria ninguna reforma y disfruta de una eficiencia energética mayor que ayudará a sus ocupantes a controlar los costes, algo que se notará mucho en las facturas de luz y gas.

La ubicación es otra de las principales características que se tiene en cuenta para comprar una vivienda. Por un lado, la mayor parte de las viviendas de obra nueva se sitúan en el extrarradio de las ciudades, ya que en el centro sólo es posible construirlas en terrenos recalificados o espacios no aprovechados. La ventaja estriba en que suelen contar con un tamaño superior a las viviendas de segunda mano.

En cuanto a la adquisición de viviendas de segunda mano, el precio suele ser sin duda la principal ventaja y el principal atractivo para adquirir este tipo de vivienda ya que suele ser más barato inicialmente, pero esto no suele ser siempre así ya que muchas veces, en función del tiempo de construcción del piso que adquirimos o del estado en el que se encuentre, es muy habitual que debamos gastar un importe adicional para llevar a cabo una reforma de la vivienda de segunda mano.

Por otro lado adaptar estéticamente el espacio a los gustos del nuevo propietario y por otro hacer aquellas mejoras propias de las viviendas de cierta antigüedad, sobre todo para dotarlas de aislamiento térmico y acústico y reparar o modernizar el sistema eléctrico y las tuberías, así como las posibles derramas que puedan existir en la Comunidad para solucionar posibles deterioros de la comunidad por su antigüedad así como mayores gastos mensuales de calefacción dado que ostentan una calificación energética menor que las viviendas de obra nueva que supone mayor coste en las facturas.

En la vivienda de obra nueva el Impuesto que se paga es el IVA del 10% y en la adquisición de segunda mano se aplica el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) cuyo tipo ronda entre el 6% y el 8%, dependiendo de la Comunidad Autónoma que se trate.

En cuanto a las ventajas de la adquisición de una vivienda de obra nueva son:

- La tienes lista para entrar a vivir al día siguiente de haber firmado tu contrato de compraventa, sin tener que hacer reformas ni lavado de cara.

- Los materiales, los acabados y el diseño son actuales y nuevos y da gusto estrenarlos.

- Suelen tener prestaciones extra como: zonas comunitarias, parking incluido, mejores sistemas de seguridad, etc.

- Sin duda, los pisos y casas de obra nueva tienen una mayor eficiencia energética, debido a que la ley ya obliga a cumplir con unos estándares mínimos.